Ejercicio 3

ORAR CON UNA IMAGEN

 

 

En nuestro mundo actual influenciado tanto por la cultura de la imagen, esta manera de orar, nos puede resultar un tanto extraña, pero también más fácil.

Nos vamos a situar ante una imagen de entre muchas que vamos a poder contemplar durante un buen rato.

No tenemos criterio ninguno para escoger. Nos pararemos ante aquella que nos haya gustado más o impactado más,...

Tras la elección nos volveremos al sitio y contemplaremos la imagen que hemos escogido. Para ello vamos a pararnos en los siguientes puntos.

 

1. Preparación interna.

Nos preparamos para encontrarnos con el Señor. No vamos a mirar revistas del corazón para comentarlas con mis amigos/as, vamos a ponernos delante de imágenes que nos hablan de realidad. Nos puede ayudar repetir una frase tipo "mantra" e incluso que hagamos algún ejercicio previo de relajación.

 

2. Contemplamos la imagen:

Miramos la imagen dejando que nos cale; vamos haciendo que entre a formar parte de nuestra vida.

 

3. Escuchar a la imagen:

Nos dejamos cuestionar por la situación o la persona/s que hay en esa imagen. ¿Qué nos dicen?; ¿ Qué nos interpela de ella?; ¿cómo nos sentimos contemplándola?.

 

4. Responder a la imagen:

Le ofrecemos a Dios aquello que la imagen recoge y que nos ha tocado. Es el momento de pedir o de dar gracias a Dios por algo que nos suscite contemplar esa imagen. ( Quizás si es una situación difícil o dolorosa, podemos encomendarle al Señor situaciones parecidas que conozcamos,...)

 

5. Revisamos la oración:

Vemos que tal nos ha ido este rato. Que es lo que me ha ayudado más; si me he encontrado con el Señor; como me quedo;