Ejercicio 9

 

ORACIÓN DE INTERCESIÓN.

         La oración de intercesión es muy importante para la vida del cristiano. En nuestra vida diaria no siempre tenemos tiempo de acordarnos de los que tenemos cerca de nosotros.

 

         Incluso, a veces no nos llevamos todo lo bien que quisiéramos y no somos capaces de acercarnos a pedir perdón o a reconciliarnos…

 

         La oración de intercesión ayuda a crecer en esa responsabilidad con los otros, con nuestros amigos y también con nuestros enemigos.

 

         Es importante pasar delante de Dios a las personas con las que convivimos y con las que nos cruzamos y nos relacionamos diariamente.

 

         Te ofrezco una manera de oración de intercesión aunque no es la  única.

 

1.    Preparación:

Hacemos un silencio interior y le pedimos a Dios que nos ayude para poder presentarle a nuestros parientes, amigos, conocidos.

 

2.    Cuerpo de la oración:

Cuando estemos tranquilos, con los ojos cerrados, traemos a la memoria a las personas por las que queremos pedir algo. Seria bueno elegir de antemano el grupo de personas que voy a traer al memoria, para evitar distracciones: mi familia, mi comunidad, mis amigos, los compañeros de clase.

 

 Vamos recorriendo los rostros, reconociendo en ellos la presencia de Dios. En cada uno de ellos me detengo el tiempo que necesite. En algunos la petición será más concreta, porque me relaciono de una manera especial con ellos; en otros la petición será más genérica porque no tengo casi relación. Sea como sea te recomiendo que en todos ellos estés un rato, aunque sea breve.

 

En definitiva, le pedimos a Dios, presente en cada uno de ellos, lo que yo creo que desean, necesitan o lo que es mejor para ellos.

 

Al final de cada rostro rezamos un Padrenuestro.

 

Nota: Si el ejercicio se hiciera en grupo, podemos centrarlo en petición por los componentes del grupo y acabar con una imposición de manos de unos a otros, pidiendo el Espíritu Santo para que nos ayude como grupo.

 

 3.    Revisamos la oración:

Como siempre nos paramos al final para ver como nos ha ido en este rato de encuentro con el Señor.