FICHA VI

 

CONTEMPLACIÓN IGNACIANA

 

Es una forma de oración imaginativa, que San Ignacio propone en los Ejercicios Espirituales.

Lo primero consiste en escoger una escena de la vida de Cristo y revivirlo "tomando parte en ella" "como si ocurrie­se en el momento presente" y tú mismo participases de ella. Se trata de contemplar el paisaje, las personas, lo que hacen y dicen y entrar a formar parte de la escena. Sin sentirnos ajenos a lo que sucede.

 

A través de esta oración, nos introduciremos en el misterio escondido en la propia escena y obtendremos la actitud de Jesús en cada momento.

 

Es importante que no se nos quede en un mero juego de imaginación, para ello es primordial pedir mucha sencillez de fe y libertad de corazón. Sobretodo no quedarnos simple­mente en la imaginación, sino contemplar la escena en la actualidad.

 

Fases de la oración:

 -Preámbulos: Oración preparatoria.

-Historia: El paisaje elegido.

-Petición: Gracia que se quiere obtener.

 -Cuerpo: Ver las personas y gustar de ello.

-Oír lo que dicen y gustar de ello.

-Mirar lo que hacen y gustar de ello (teniendo presente como se encarna esto en la actualidad y sintiéndonos participes de la historia).

 

-Conclusión:  Coloquio compartiendo sentimientos: en este punto lo principal es hablar a Dios desde el corazón y darnos cuenta de lo que se ha ido susci­tando durante la oración. Expresar a Dios lo que estamos vivenciando con la oración. Es importante que no se quede en un pedirle o darle gracias, únicamente. También hay que dejar un silencio para escuchar a Dios, y acoger lo que nos haya podido manifestar a lo largo de toda la oración, o en un momento concreto.

-Examen de la oración.