Estimados hermanos en Cristo,

La verdad es que no sé cómo agradecer todo el bien que me habéis hecho durante estos años con vosotros. Han sido para mí unos años de servicio, crecimiento, alegría, satisfacción y por su puesto ministerio total. Es difícil describir todo lo que he sentido y lo que me llevo en estos momentos. Y lo único que me sale es dar Gracias a Dios por todos los dones que me ha regalado estando con vosotros.

Además necesito pediros perdón por las veces que no he podido ser de vuestra ayuda, o incluso por aguantar las cosas que muchas veces no son propias de un sacerdote de Dios. Pero vuestra fe y vuestra entereza cristiana os enaltecen puesto que me habéis tratado en muchos casos como un Hijo, como amigo, o como un Hermano.

Ni que decir tiene que un sacerdote no se realiza si no es a través de la comunidad parroquial, que ejerce su cura pastoral a través de los miembros que ella la componen. Y así he vivido durante este periodo de mi vida con vosotros.

Pienso que los objetivos a seguir (vivir los signos de la fe: el Amor y la unidad)  deben ir creciendo, como sabéis, a la luz de Aquel que nos congrega para instaurar su Reino entre nosotros: Jesús. He intentado llevar a cabo su modelo de acción viviendo cerca de todos especialmente de los que más lo necesitan. Además, es necesario mostrarlos desde la perspectiva de la Iglesia y muy unido a su acción misionera. Es así como me he movido durante estos años con vosotros.

No me gustaría señalar a nadie, puesto que todos los que mantenéis viva esta casa habéis puesto de vuestra química para que se haga patente lo que vino el Señor a mostrarnos con su Hijo Jesucristo: el Amor. Pero permitidme que haga mención a los pequeños de la casa que son los que debéis cuidar y a los que me gustaría que les hicierais llegar que lo mejor de todo es lo que ellos son, porque para entrar en el Reino hay que ser como ellos. Son los privilegiados de la casa y a los que más cuida el Altísimo, sin menospreciar a los enfermos y a mis hermanos necesitados. Es por ello que, de verdad y de manera significativa, GRACIAS.

Solo despedirme con un saludo cordial al nuevo párroco de esta casa que tanto me ha dejado en mi corazón y a su coadjutor (Don Salvador), desearles que vivan felices, como yo he sido dentro de ella. Don Manuel y Don Salvador, solo deciros una cosa: disfrútenlos porque son personas con las que merece la pena ser sacerdote.

A la Santísima Virgen María en todas sus advocaciones, pero sobre todo como Madre, os encomiendo en las intenciones particulares y en vuestras tareas cotidianas.

 

Un saludo especial y muy afectuoso a toda la comunidad del Ave María y San luís.

ATENTAMENTE

D. RAUL

 

 

 

 

 

 

 

Parroquia Ave Maria y San Luis

 

 

Parroquia Ave Maria y San Luis.noticias católica,biblia,maria,catequesis,gif cristianos,musicacatólica,Iglesia,Jesús,María,católica,Jesucristo,Dios,Espíritu,evangelización,evangelio,Biblia,cristiano,cristiana,l

ibros,temas

,música,imágenes,fotografías,New,Age,Pastor,citas,espirituales,software,juegos,en línea, on line,santos,oraciones,cine,reseñas,halloween,misa,sacerdotes,templos,conversión,perdón,religión,Diablo,Satanás,santidad,c

recimiento,anécdotas,

enlaces,gratis,gratuitos,Virgen,cantos,MP3,Vaticano,Parroquias,cuaresma,navidad,Iglesias,religiones,catholics,catholic,church,eucaristía,links,

ligas,celebraciones,encíclicas,Papa,amor,sacro,sagrado,arte,literatura,religiosas,espiritualidad,Santo,saints,books,pictures,art,ángeles,intercesiones,i

ntercesión,milagros,apariciones,Guadalupe,adoración,alabanzas,confesión,sacramentos,enlaces católicos,apologética,ecumenismo,Iglesia católica,laico,laicos,seglar,seglares,ordenes,conventos,mona

sterios,chat catolico.